A la Teoría de la Dependencia se le cortó la cadena de frío

Cuando se te corta la cadena de frío, los productos perecederos se pudren y los tenés que tirar. Linda metáfora en clave política que le afané al siempre ocurrente pero siempre cuestionable Turco Asís. La alternativa progresista tiene que asumirse de una vez por todas en los nuevos escenarios generados a partir del último gran cambio de paradigma. Necesitamos sacudirnos no solo de nostalgias, también de marcos conceptuales que fueron los adecuados para interpretar una época e incidir políticamente sobre ella para buscar la igualdad.

Fernando Henrique Cardozo y Enzo Faletto escribieron una brillante obra titulada Desarrollo y dependencia en América Latina, que marcó el pensamiento progresista de nuestra región. Como Las venas abiertas de América Latina, pero con rigurosidad sociológica. Quizás, alimentando aún más los primeros trabajos de Raúl Prebich, notable economista argentino de la CEPAL. Desde acá partió la famosa Teoría de la Dependencia, que resumidamente planteaba lo siguiente:

La división del mundo se trata entre centro y periferia, existen países centrales y países periféricos, los últimos venden materias primas y los primeros le venden a estos periféricos productos manufacturados, generando un intercambio desigual.

Se denunciaba el diseño de un mundo desigual, que condenaba a los países más pobres a depender de los ricos, por el poco valor agregado de sus productos.

La teoría de la dependencia combina elementos neo-marxistas con la teoría económica keynesiana (ideas económicas liberales que surgieron en Estados Unidos y Europa como respuesta a la depresión de los años 20). A partir del enfoque económico de Keynes, la teoría de la la dependencia está compuesta por 4 puntos fundamentales: a) desarrollar una considerable demanda interna efectiva en términos de mercados nacionales; b) reconocer que el sector industrial es importante para alcanzar mejores niveles de desarrollo nacional, especialmente porque este sector generar mayor valor agregado a los productos en comparación con el sector agrícola; c) incrementar los ingresos de los trabajadores como medio para generar mayor demanda agregada dentro de las condiciones del mercado nacional; d) promover un papel gubernamental más efectivo para reforzar las condiciones de desarrollo nacional y aumentar los estándares de vida del país.

Quizás estos últimos cuatro puntos de análisis tengan mas actualidad que nunca, mayor valor y demanda agregada, fortalecer las instituciones y la importancia de la industria para lograr mayores niveles de vida.

Pero a lo que voy es que la división del mapa político entre centro y periferia, que lleva impregnada la explotación, carece de profundidad para atender los nuevos escenarios tanto a nivel de política internacional como de relaciones sociales.

Este razonamiento se movía en un mundo de obreros sindicalizados, con la fábrica como exclusivo lugar de resonancia de sus conflictos, donde la explotación era la cara más visible. Lo mismo ocurría en cuánto a la relación entre paises, extendiando el neo-colonialismo a las relaciones comerciales y culturales.

El fenómeno de la globalización, tan nombrado, tan mentado y tan real, merecería de un análisis más profundo. Basta con decir que es una de las características del nuevo paradigma y que va de la mano del fenómeno de la exclusión, hoy, más representativo que el de la explotación.

Cuando Hugo Moyano en Argentina, independientemente del personaje, habla en representación de los trabajadores, lo está haciendo en nombre del 50% de ellos, los que tienen la suerte de estar en blanco. Si apretaramos un botón y desaparece Africa, las bolsas del mundo se verían menos afectadas que por el caso Enron  o por la quiebra de un banco.  Es que la exclusión hace mella, es la característica de la nueva era. La mesa está servida para pocos, no es que se necesite que entre alguno más a cocinar o a lavar los platos, eso ya esta garantizado, afuera hay hambre y ganas de entrar.

Planteo esto desde tipos ideales de la teoría, no faltará alguno poniendo ejemplos de explotación contemporánea, los call centers, los info-ricos y los info-pobres de Manuel Castells,l etc, etc. Coincido con todo esto, pero la foto de las desigualdades del Siglo XXI es la de los excluídos. En Argentina les decimos “los que se cayeron”, son las víctimas de nuestros noventa. En otros lugares de Latinoamérica tienen otro correlato histórico pero la misma constante, migran y se prostituyen para poder quedar adentro. El adentro y el afuera define las conquistas sociales. Los empleados de Henry Ford, los que podían comprar con su sueldito los mismos autos que fabricaban, como forma de enagenación y dominación, serían privilegiados en el mundo de hoy. Por supuesto que la dependencia sigue, tiene otras caras, las empresas de servicios públicos, el financiamiento internacional, todo lo exógeno que condiciona el accionar. Pero debemos tener en cuenta que la desigualdad no se acaba ahí, una gran parte de nosotros ni siquiera accede a esto, no les mueve el amperímetro de sus miserias.

Lejos de visiones pesimistas, este parate en el análisis nos debe llevar a pensar la política, nacional e internacional en estos términos. Es tan importante econtrar nuestro rol productivo en estas redes interconectadas como plantear un modelo económicamente sustentable, que suba gente al bondi. En definitiva se trata de lo mismo, de cómo garantizar igualdad de oportunidades, no por dádiba, sino tocando algunos de los instrumentos que necesita la orquesta. También debemos pensar la política entre el adentro y el afuera.

Anuncios

Acerca de PROF. JIRAFALES

Pensador libre de la socialdemocracia argentina. Amante del Jazz y de la comida criolla.
Esta entrada fue publicada en Por lo menos así lo veo yo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a A la Teoría de la Dependencia se le cortó la cadena de frío

  1. Esta muy bien la reflexión que se plantea Profesor, sobre todo si quiere construir una alternativa “progresista” que no haga solamente electoralismo.

    Saludos Cordiales.

  2. Muchas gracias Florencio, lo sigo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s